ACADEMIA HABANOS

El Mundo del Habano

Añejando los Habanos



Lo primero que muchos aficionados al Habano hacen cuando compran una caja, es mirar la fecha estampada en el fondo del cajón, para así averiguar su fecha de fabricación. Los más conocedores de entre ellos saben que el paso del tiempo afecta al sabor y al aroma en la misma forma que lo hace con los mejores vinos.

Las hojas de , y de que componen la ligada evolucionarán gradualmente siempre que los Habanos estén conservados en las condiciones correctas.

El punto de partida de este proceso de comienza en la mesa del, cuando todas las hojas se unen por primera vez. Se añade humedad para hacer más manejables las hojas, lo que provoca una fermentación final. Los Habanos ya torcidos son llevados al para un tiempo de reposo. Posteriormente son anillados y situados en cajas, que se sellan y marcan con el mes y año de fabricación . Es este el momento desde el cual la edad del cajón o Vintage de un Habano comienza a medirse.

Los últimos vestigios de los procesos que llevaron a las hojas de tabaco a sus características de sabor permanecen presentes en los Habanos ya elaborados para seguir evolucionando en el tiempo.

Eventualmente estos Habanos pueden llegar a ser considerados Habanos añejados, pero recuerde, el Vintage o añejamiento del Habano no tiene nada que ver con el añejamiento de las hojas de tabaco, ni con cuando fueron cosechadas.

Condiciones óptimas para el añejamiento del Habano ya elaborado

Lo importante para que un Habano conserve sus características iniciales, y pueda evolucionar para ofrecer sabores y aromas aun más redondos y equilibrados que cuando fue adquirido, es el mantenerlo a temperatura constante, y a un nivel de humedad suficiente para evitar que sus aromas se desvanezcan y su esencia se evapore si se deshidratara el Habano. 

Para que el efecto del paso del tiempo tras la puesta en cajón sea plenamente beneficioso deben cumplirse los requisitos siguientes:

  • Los Habanos deben conservarse entre 16 ºC y 18 ºC de temperatura y entre 65% y 70% de humedad relativa, para que el delicado balance de los sabores pueda desarrollarse correctamente.
  • El lugar debe estar bien ventilado también para que pueda disiparse cualquier aroma desagradable.
El concepto de habanos añejados

No existe una teoría única con relación al tiempo mínimo que debe pasar desde que se elaboró el Habano en la fábrica hasta que sea degustado para que pueda ser considerado como Habano Añejado o Vintage

ageing1

Algunos opinan que 5 años son suficientes para que los beneficios del añejamiento sean perceptibles, otros en cambio consideran que al menos 10 años desde la puesta en caja deben transcurrir.

Tampoco existe un teoría única sobre cómo evoluciona el sabor de una vitola o marca en particular con el paso del tiempo. Muchos libros y artículos han sido escritos al respecto, pero ninguno puede suplir a las preferencias que cada fumador tenga acumuladas a través de sus propias experiencias.

Existen países de gran tradición en el hábito de añejar Habanos. Por ejemplo, en el mercado inglés siempre ha existido la costumbre de dejar reposar el Habano, al menos por 2 años antes de ser fumado.

Fue también en el Reino Unido dónde el distribuidor de Habanos en ese territorio realizó en 2008 la introducción de Habanos Añejados tras un mínimo de 10 años de añejamiento en sus instalaciones, en perfectas condiciones de temperatura y humedad, incorporando una segunda anilla indicando su añejamiento, especificando en qué año fueron producidos (Vintage).

ageing2

Sin embargo, siempre que respete las condiciones perfectas de temperatura y humedad, usted mismo puede hacer su propia colección añejándo sus Habanos por largo tiempo. Hay aficionados y coleccionistas que atesoran Habanos Añejados con fechas más muy antiguas, incluso superiores a los 50 años. Alguna vez su paciencia es gratificada en subastas donde los Habanos añejados alcanzan precios de hasta $1.500 por unidad.

El tiempo máximo que un Habano puede continuar siendo guardado y mejorando sus cualidades organolépticas mientras es añejado es también un tema con múltiples teorías no siempre coincidentes.

En cualquier caso el que dure el mayor tiempo mejorando dependerá de la ligada y calidad de los tabacos utilizados en la elaboración del Habano que añeje, y de la idónea conservación en temperatura y humedad para evitar que el tabaco pierda por evaporación de sus aromas.

Identificando la antiguedad de una caja
ageing3

Ejemplo del código NIVELACUSO
NNSO: Hecho Noviembre de 1990

Las fechas han sido incluidas en los fondos de las cajas de Habanos desde 1985. 

Encontrar la fecha de fabricación en cajas fabricadas desde el año 2000 es relativamente fácil, tal y como se explicó en página 73. Entre 1985 y 1999, las fechas se estamparon usando códigos de 3 y 4 letras.

De 1985 a 1998, el código utilizado era llamado NIVELACUSO, en el que cada una de sus 10 letras se correspondía con un número como puede ver a continuación:

Con este sistema, si ve las letras NISC en una caja, se convierte en 1297, lo que significa que la caja fue llenada en Diciembre de 1997. LUC se convierte en 587, es decir Mayo 1987 y así sucesivamente.

ageing4

Ejemplo del código CODIGUNETA
CCUG: Hecha en Mayo de 1999

Ya en 1998, se introdujo un nuevo código llamado CODIGUNETA para sustituir a NIVELACUSO, y la situación se complicó. En primer lugar el orden de los números con relación a las letras fue cambiado. Así, una caja con las letras UNCC fue producido en Enero 1999.

En segundo lugar, el código se descifró pronto, y a partir de el mes de Mayo de ese año, otro sistema, que seleccionaba aleatoriamente las letras y los números, lo reemplazó.

Estos fueron:

  • EP00 – Mayo 1999 
  • ES00 – Junio 1999 
  • EU00 – Julio 1999 
  • EA00 – Agosto 1999 
  • EO00 – Septiembre 1999 
  • LE00 – Octubre 1999 
  • LL00 – Noviembre 1999 
  • LR00 – Diciembre 1999 

Armado con esta información, puede identificar la edad de las cajas de Habanos producidas hace más de un cuarto de siglo. Si quiere profundizar más atrás en la historia, necesitará ayuda, e identificar el resto de sellos y adhesivos que aparecen en las cajas . De otro modo requerirá del consejo de algún experimentado punto de venta o coleccionista.

Es el corazón de un Habano, que contiene las diferentes fortalezas que conforman la ligada, y determina en gran parte su sabor.
La hoja seleccionada de entre las hojas de volado más largas que crecen en la parte inferior de la planta. Sirve para hacer el bonche.
La hoja exterior visible del Habano. Cubre la hoja de capote (que a su vez contiene las hojas de tripa).
Tabaquero o Tabaquera que realizan la confección de los Habanos.
Cuarto de las fábricas dónde se almacenan los Habanos a una temperatura que fluctúa entre 16 ºC y 18 ºC y con un por ciento de humedad que oscila entre 65 % y 70 %, para que se recuperen del riguroso proceso de confección.



Contenido también disponible en los siguientes idiomas: