ACADEMIA HABANOS

El Mundo del Habano

Colocando las anillas



Las anillas de los Habanos fueron introducidas alrededor de 1860 por Gustavo Bock, un europeo que había llegado a La Habana para hacer fortuna con los Habanos. Según la leyenda, la idea surgió con la intención de evitar que sus más refinados clientes se manchasen sus blancos guantes al fumar. 

Otros aseguran que su introducción responde a la voluntad de diferenciar unos Habanos de otros, dificultando su imitación y falsificación a través de la decoración litográfica de sus anillas.

En cualquier caso, las anillas de los Habanos se convirtieron en uno de los más potentes y populares símbolos del Habano, muy apreciadas por los coleccionistas y muchas veces imitadas por competidores.

anillado1

En la imagen una anilla de Cohiba Behike, que fue la primera en incorporar hologramas que ayudan a los fumadores a comprobar la autenticidad de su Habano

Se llama Anilladora o Anillador a la persona que coloca con sumo cuidado la anilla a cada Habanos y lo vuelve a situar en el interior de su caja, siguiendo el orden determinado previamente por los hasta el más mínimo detalle: la misma cara hacia arriba con la anilla correctamente alineada, y el mismo orden de izquierda a derecha.

anillado2

Las anillas tanto antiguas como actuales son muy apreciadas por los coleccionistas.

Personas que trabajan en parejas en la fábrica para garantizar igual tonalidad en los colores de la capa en una caja o mazo de Habanos.



Contenido también disponible en los siguientes idiomas: