ACADEMIA HABANOS

El Mundo del Habano

Totalmente a Mano Tripa Larga



El tiempo ha realizado su labor y la hoja por fin está lista para desempeñar su papel en el proceso de confección de un Habano.
manufactura-lector

El corazón de cualquier fábrica de tabacos confeccionados a mano es conocido como “la galera”. Desde 1865 el Lector, ameniza la tarea de los Torcedores.

Las páginas siguientes  describen un extraordinario arte que en casi nada se ha modificado en los últimos 200 años.

Distinciones en el método de elaboración

1. Totalmente a Mano Tripa Larga 

Estos son los clásicos Habanos. La mayoría de ellos se elaboran con una compuesta de hojas enteras de tabaco. Según la normativa del , son los fabricados ”, con tripa y capote recolectados hoja a hoja, procedentes de las Vegas de Primera de Vuelta Abajo.

2. Totalmente a Mano Tripa Corta 

Algunos otros Habanos también se confeccionan Totalmente a Mano, pero la tripa tiene partes de hojas de secciones más cortas. Estos son los Habanos Totalmente a Mano Tripa Corta. El origen de las hojas de y puede proceder de diferentes regiones tabacaleras de Cuba, siempre que estén protegidas como Denominaciones de Origen.

Preparación de las hojas de capa

manufactura-zafado

1. Las preciadas capas se sacan con gran cuidado de sus tercios y se separan. Este proceso se llama “zafado”.

Las hojas de ya están añejadas y listas para la escogida y clasificación finales. Es en este momento en que se deben despalillar. 

manufactura-moja

2. En la moja, las capas son sometidas a una fina aspersión de agua
en las nuevas cámaras controladas electrónicamente.

La les concede la condición óptima que se requiere para el despalillo y la escogida y así poder cumplir su objetivo final de envolver el Habano.

Las de 40 ó 50 hojas (según su clasificación) son sometidas a una fina aspersión de agua pura. Las gotas en exceso se sacuden para evitar cualquier tipo de mancha, y las hojas se cuelgan en bastidores para que la humedad se absorba uniformemente.

Estas cámaras, que permiten controlar electrónicamente el nivel de humectación de las hojas, han sido instaladas en algunas de las mejores fábricas para perfeccionar esta tarea.

Posteriormente, las manos de mujeres y hombres altamente calificados realizan el y el rezagado (clasificación final de la capa). Un movimiento certero elimina totalmente la vena central de la hoja. La separa en dos mitades que quedan listas para el rezagado en aproximadamente 20 tamaños y matices exquisitamente definidos.

manufactura-despalillo

3. Se retiran totalmente las venas centrales de las hojas de capa y después se clasifican por tamaño y color.

En el pasado, estas tareas eran realizadas solo por mujeres que trabajaban con pilas de hojas que reposaban en su regazo, lo que pudo haber dado origen al mito popular de que los Habanos se tuercen sobre los muslos de las doncellas.

manufactura-capasguardadas

4. Las capas, una vez rezagadas y despalilladas, se almacenan en
lotes según las vitolas o formatos que luego vestirán.

Preparación de las hojas de tripa y capote

Por su parte, las hojas destinadas a la tripa y el capote se retiran cuidadosamente de sus pacas para ser examinadas.

manufactura-barajita3

Si fuera necesario, se someten a un proceso de humectación hasta alcanzar el nivel de humedad requerido. Después se dejan en reposo, como mínimo 24 horas, hasta que se considera que están preparadas para ser utilizadas.

Componiendo la ligada

La tarea de selección de las ligadas – o mezclas – para cada marca, de acuerdo con sus propias recetas, comienza mucho antes de que las pacas lleguen a la fábrica.

Una vez en fábrica, es el Maestro el que se responsabiliza de que esos criterios sean llevados a la práctica según lo establecido.

Tan pronto se conoce la programación futura de la producción de la fábrica por marcas y tamaños, el maestro Ligador elabora la lista de todas las hojas de tabaco que él necesita para confeccionar las ligadas.

manufactura-barajita4

En el almacén central se realiza una selección entre unas existencias enormes de, que contienen todo tipo de hojas. Cada una de estas pacas está clasificada según su tiempo (medio tiempo, ligero, seco, volado y capote), su tamaño, su edad y, lo más importante, su zona y su distrito tabacalero de origen.

Un rasgo verdaderamente distintivo del tabaco cubano es cómo una superficie agrícola tan pequeña de  puede producir tal variedad de sabores, y además tan distintos de unas áreas a otras. Realmente, el tabaco que se cultiva en un lado de una carretera en Vuelta Abajo puede saber completamente diferente del tabaco que se cultiva en el otro lado.

Existe un vínculo establecido entre la fábrica y las zonas que suministran la hoja para las marcas que ésta produce. Sin embargo, es responsabilidad del Ligador tomar muestra del sabor del tabaco que se utiliza diariamente. Él conoce las recetas de cada marca y vitola, y es el guardián de su consistencia. 

Siguiendo las directrices recibidas del Instituto de Investigaciones del Tabaco, la proporción de cada tipo de hoja que el Ligador especifica para cada Habano en producción es conformada por el departamento de ligadas o mezclas. El Ligador hace lotes con las proporciones exactas, entregándose los mismos diariamente a los Torcedores para que puedan realizar su trabajo.

El departamento de mezclas se denomina , porque el proceso de ensamblar las hojas para una ligada se asemeja al acto de barajar las cartas.

Por fin, más de tres años después de que la primera hoja fuera recolectada, llega el momento de convertirse en Habano…

Es el corazón de un Habano, que contiene las diferentes fortalezas que conforman la ligada, y determina en gran parte su sabor.
Es el organismo que agrupa a todas las organizaciones que tienen la responsabilidad sobre las normas de producción del tabaco en Cuba, desde las vegas de tabaco hasta las cajas de Habanos ya terminadas.
Descripción utilizada en La Habana para establecer una diferenciación entre los métodos cubanos de confeccionar Habanos a mano (totalmente manuales) y las técnicas semi-mecanizadas utilizadas en otros lugares.
Es el corazón de un Habano, que contiene las diferentes fortalezas que conforman la ligada, y determina en gran parte su sabor.
La hoja seleccionada de entre las hojas de volado más largas que crecen en la parte inferior de la planta. Sirve para hacer el bonche.
La hoja exterior visible del Habano. Cubre la hoja de capote (que a su vez contiene las hojas de tripa).
Proceso de humectación de las hojas de tabaco cada vez que estas lo requieran.
Grupo de hojas de tabaco clasificadas, amarradas entre sí para facilitar su manejo.
Lugar donde se realiza la extracción de las partes inferiores de las venas centrales de las hojas de capote y tripa seleccionadas. Es dónde las hojas de seco, ligero y medio tiempo realizan los procesos de segunda y tercera fermentación. Las hojas de volado y capote por su parte experimentan un oreo y segunda fermentación.
Persona que realiza las mezclas de tabaco de las diferentes vitolas y marcas.
Nombre dado a los envases donde se añejan las hojas de tripa y el capote (cultivadas a pleno sol).
Calificación que merecen las mejores tierras ubicadas en regiones tabacaleras cubanas, que cuentan con la aprobación del Instituto de Investigaciones del Tabaco, en las que se cultiva el tabaco que se utiliza en la confección de los Habanos.
Nombre que se le da al departamento que elabora las ligadas en la fábrica por su similitud con el proceso de mezclar las diferentes hojas de tabaco con la de barajar las cartas.



Contenido también disponible en los siguientes idiomas: