NOTICIAS

Cognac Extra Cohiba

Cuba es una isla, Cuba es un tesoro, un “puro” sublime que nació gracias a la magia de su tierra excepcional y al genio de su creador, Don Eduardo Rivera.

En 1963 Fidel Castro adopta este cigarro para su consumo personal y tres años más tarde era bautizado con la marca “Cohiba”. Esta era la palabra con la que los indígenas denominaban el tabaco antes de la llegada de Cristóbal Colón. Los cigarros Cohiba solo empezaron a comercializarse en el mundo a partir del año 1982. Desde entonces el círculo de los iniciados no ha dejado de crecer. Hoy en día ningún otro Habano goza de tal nivel de excelencia y reputación. Solo le faltaba un hermano del alma. Ya lo ha encontrado.

Cognac_Cohiba_poster

La savia que corre por las viñas de Grande Champagne aún no es Cognac. Unicamente la alquimia del tiempo y la pasión de los hombres la convertirán en oro puro. En 1819 Alexander Bisquit, un joven de apenas 20 años creó su primera Destilería. Dos siglos más tarde, Bisquit trazó un amplio camino en la gran historia del Cognac. Verdad de l atierra, memoria de un saber, perfección de un arte. El propietario de las bodegas sus alambiques y sus toneles, producen la finca de Lignères puras obras de arte. Hay que esperar hasta 50 años para extraer el más noble de los elíxires. El Cohiba Cognac Extra.

Cada uno de estos aguardientes de a Grande Champagne fueron seleccionados con sumo cuidado por Jacques Rouvière, Maestro bodeguero de la ‘Empresa Bisquit” junto con su asociado cubano “ Habanos’ Esta atención particular garantiza la perfecta combinación con los cigarros Cohiba y reserva las más exclusivas emociones a los más finos paladares.

La Tierra: La Vuelta Abajo, el suelo rojo húmedo, el clima tropical. Los instrumentos de labranza: una simple carreta arrastrada por dos bueyes.

La cosecha: A mano, hoja a hoja.
Las plantas “Criollo” crecen a pleno sol
Las plantas “Corojo” aprecian la penumbra de un leve velo de tela.
Cada pie de tabaco es verificado 150 veces. Ya que se debe luchar para que cada brote sea fuerte.

cohibacognac2

 La Tierra: La Grande Champagne, el suelo: tan cretáceo como en Champagne, muy denso con calcáreos estratificados y con alto nivel de sedimentos.

El clima: Soleado, pero caprichoso, seco y húmedo, con vientos cálidos y fríos.

La vid: 90% de un ugni blanco con un elevado contenido de levadura, 10 % de folle Balance y Colombard.

Las vendimias: Tardías casi nunca se efectúan antes de Octubre.

Método riguroso: Un viñedo de esta categoría debe conservar su rango.

Cinco Hojas: Como los cinco dedos de la mano, la hoja de la punta impregnada de sol, El Ligero da la fuerza, la hoja del medio, el seco brinda el aroma. La hoja del pie el Volado garantiza la combustión. Estas tres hojas de tripa serán enrolladas en una cuarta La capota, esta última será asimismo recubierta por la preciosa hoja de La Capa. Estos son los cinco secretos característicos del Cohiba.

Una nube de vapor ardiente: Surge suavemente del alambique de cobre Charentais, se desliza por el cuello de cisne, y al enfriarse esta silenciosa tempestad cae en forma de lluvia fina por el tobogán del serpentín.

Luego de la destilación la madera de roble permitirá la fabricación del Cognac, pero no cualquier roble, los del Limousin o del bosque de Troncais. Se trata de robles gigantes casi centenarios, que envejecieron cinco años más al aire libre antes de pasar la prueba del fuego y del hierro.

Bisquit posee su propia tonelería. Toneles, cubas y barricas, estarán entonces listos para recibir el aguardiente.

El noviazgo del roble: y de estos aguardientes durará de 40 a 50 años en la bodega “Paradis” donde solo se conservan los cognacs más añejos.

Son años de aprendizaje. Una vida entera dedicada a la selección de los aguardientes y a su mezcla. De esta manera se elabora ante el implacable ojo del Maestro Bodeguero, la hábil alquimia que permitirá la armoniosa fusión del Cohiba Cognac Extra.

El ojo abraza, la nariz acaricia, la boca escucha, el corazón sonríe.

Mecida en su caja de cedro, una botella de reflejos cristalinos nos permite adivinar sus extraños poderes. Con el vaso en la mano, la emoción se precisa.

Matiz ambarino del cuerpo, fina textura, delicado aroma de frutas escarchadas y de flores silvestres, la frescura del sotobosque, una sabia complejidad de sabores gustativos, persistencia sensual de los aromas. Así nació el Cohiba Cognac Extra.

Cognac_Cohiba_2

 Para más información visite www.martell.com.