NEWS

Las Damas Rusas y los Habanos

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Entre los amantes y aficionados de nuestros Habanos en Rusia, están las mujeres, verdaderas damas por su hermoso mundo interior, su inteligencia, belleza y sensibilidad. Entre estas joyas, tenemos a dos representantes, que fueron participantes y ganadoras de nuestro concurso literario sobre los Habanos del proyecto Habanos-at-home.

Ellas son Julia y Julia, como un título de película famosa. Estas dos damas rusas, sacan desde su corazón y sus sentidos, palabras y versos para describir con claridad exquisita, la mágica experiencia del disfrute de un Habano en estos tiempos de aislamiento.

Julia Sergeevna Klestova, es una aficionada del sur de Rusia, que conoció los Habanos, en el Habanos Lounge “Genios” de la pequeña ciudad resort Rosa-Khutor en Sochi. Ella con hermosísimas palabras nos cuenta su íntimo encuentro con Ramón Allones Ermitage, Edición Regional para Rusia, con su vitola Genios.

Julia Vlasova, de la ciudad de Chelyabinsk, y miembro del Club de Fumadores de los Urales, no escogió  ninguna vitola en específico, pues opina que todos los Habanos merecen atención, todos son apropiados y magníficos, bajo un cierto estado de ánimo y las circunstancias correctas.

Disfrutemos entonces de sus obras. Entremos en el mundo femenino de las sensaciones, emociones y recuerdos, que evocan nuestros Habanos, en estas gentiles Damas.

“El mundo interior de un tabaco”

Ahí está él! – ya en las manos, – encendido. El olor a crujir de las hojas bajo los pies, el sonido del viento en el bosque. Un aroma sutil, apenas perceptible de chocolate y ramas de abeto. Así comienza a conocerse al Habano Ramón Allones, Exclusivo Rusia; la Vitola Genios y el tiro ligero, fascinan desde el primer segundo en que lo conoces.

Luz tenue, música baja y tranquila, en las manos un tabaco, aquí y ahora hace calor rodeado de montañas. Uno solo puede escuchar por la ventana, el río de la montaña que se desata y nada se estropeará esta tarde del jueves en primavera. Aquí en Rosa-Khutor,  a diferencia de Sochi, hace frío por la noche, y después de la lluvia hay fresco y huele a hierba. Este lugar: gente, paredes, música, el clima afuera, hacen una  atmósfera muy hogareña. No da miedo, solo es cálido, tranquilo y huele a caramelo. Ya fumé el tabaco hasta su segundo tercio. Ahora el tabaco me llega al alma: en el aroma aparecerán notas de nuez y especias, y me ahogaré en mis pensamientos. Me acordé de la abuela que me horneó panecillos de canela. El sabor de los pasteles de la infancia llenó la habitación.

Tomé un sorbo de jerez y aparecieron notas de tabaco. Y en el retrogusto, escucho el aroma de las escobas de abedul.

El tabaco tiene una fortaleza superior a la media; tanto el alcohol como el café son adecuados para él. El café revelará un ligero amargor en él, dará un aroma más intenso de caramelo derretido.

En el último tercio, el aroma del bosque regresa y aparece el calor del baño campestre. El olor a madera calentada empapado en resinas y aceites esenciales. El jerez da el regusto de la lluvia y el aroma de las flores silvestres.

Al final de la fumada la fortaleza aumenta ligeramente, y el tabaco comparte sus tonos más vívidos: como una cascada en las montañas, el aroma del chocolate negro surgió. E inmediatamente después, el sabor de la madera quemada, probablemente será el mismo sabor si mordieras un barril de whisky, en el que antes había jerez.

Aproximadamente una hora después sentiré un regusto a nuez. La dulzura del chocolate permanecerá en los labios, y solo la ligereza y la paz estarán en el alma.

“Recuerdo de un tabaco”

Ligero, como el burbujear en una copa,

Te deja una huella en los labios,

Te quema, embruja y endroga,

Muriendo lentamente en tus manos.

 

El humo agridulce se escurre en  la piel,

Y el perfume Chanel tiene un romance con él,

Se te ofrece yaciendo sobre la porcelana,

Recordando de pronto “cherchez la femme “.

 

Extrayendo de las profundidades de la conciencia

Sentimientos, música y aromas.

Disfrutando con él los recuerdos

En soledad, hojeando antiguos secretos

 

Qué cambiante, atrevido, voluble,

Como una dorada superestrella de cine,

Da felicidad, y en el fondo de vidrio,

En cenizas desaparece para siempre.